Sexo y comida


13 febrero, 2017 Facebook Twitter LinkedIn Google+ noticias sexo barcelona


sexo y comida

SEXO Y COMIDA

En el momento de mantener sexo, aunque nos parezca que no es el órgano fundamental, el cerebro se destapa como el órgano más importante, con el control de nuestra mente.

Si la comida produce reacciones químicas en nuestro cerebro, ¿por qué no aprovechar los alimentos para producir reacciones satisfactorias en nuestro cerebro y estímulos para producir aumentar el placer o el deseo sexual?.

Para ello no hay nada mejor que informarnos y experimentar con los alimentos para ver cuales son los que mejorarán nuestra vida sexual.

Veamos algunos ejemplos:

Las infusiones de Ginseng genera beneficios a nivel sexual tanto en el hombre como en la mujer, por un lado potencia la erección, solucionando en parte la disfunción eréctil, y por otro aumenta la libido de las mujeres. Si quieres añadirle un pequeño toque afrodisíaco, endúlzalo con un poco de miel.

Los alimentos ricos en zinc también son buenos para la salud y algunos de ellos son buenos afrodisíacos, entre ellos podemos encontrar las ostras, que son afrodisíacas para los hombres y mujeres, y además en hombres hace aumentar la testosterona, aumenta la virilidad y la calidad del semen. Si no te gusta el marisco crudo, puedes encontrar zinc en alimentos tan variados como los cacahuetes, el cordero o las semillas de calabaza.

También el potasio es muy útil como recarga de energía para los momentos de alta carga física y por ende sexual.

El vino, un gran antioxidante que mejora el flujo sanguíneo hacía los genitales, mejorando la erección. También es un deshinibidor de la personalidad, hemos de remarcar que tal como en dosis moderadas mejora la actividad sexual, su abuso nos lleva a todo lo contrario.

El Chocolate es un afrodisiaco natural por excelencia, provoca que nuestro cerebro genere un compuesto químico, la dopamina, que también se genera cuando tenemos un orgasmo. El chocolate será un buen pre antes de tener sexo, para ir poniéndonos en forma.

Eso sí, está claro de que por mucho que comamos e intentemos incentivar nuestro cerebro, con la comida no lograremos que nos guste alguien que anteriormente no nos gustaba.

Comentarios