Las 5 creencias más estúpidas de la historia sobre el sexo en las mujeres


1 febrero, 2017 Facebook Twitter LinkedIn Google+ noticias sexo barcelona


sexo en las mujeres

Las 5 creencias más estúpidas de la historia sobre el sexo en las mujeres

Hoy términos como el de Viagra femenino, consoladores de todo tipo y colores, técnicas de masturbación femenina, la contratación de escorts  masculinos o gigolós, está al orden del día y en boca de cualquier mujer.

Sin embargo históricamente lo que se encontraba enfermizo era justamente la existencia de ese deseo sexual por parte de las mujeres. El deseo sexual de las mujeres debía frenarse por todos los medios, pues estaba mal visto y se consideraba anormal.

El objetivo de este artículo es detallar las prácticas más radicales practicadas por los hombres, remedios médicos practicados hacia las mujeres para frenar la libido , a lo largo de la historia, hechos que no quedan demasiado lejos, incluso podríamos decir que muchas de ellas todavía estarían vigentes en determinados países. Tenemos suerte de estar en la época actual y en este país.

1.-Nada como ser médicos.

En el siglo XIX, se acuñó el término de histeria para describir a las mujeres que mostraban una serie de síntomas que hoy achacaríamos a la excitación o deseo sexual, entre ellos síntomas como insomnio, fantasías sexuales, ansiedad, irritabilidad y excesiva lubricación vaginal. Tener dichos síntomas era una atrocidad que llevaba  a considerar a dichas mujeres como locas y a recomendar su ingreso en manicomios.

Uno de los remedios médicos para dichas mujeres era hacerlas llegar al orgasmo, pero claro, como las mujeres tenían prohibido el poder tocarse, eran los médicos quienes tocaban a los genitales de las mujeres hasta hacerlas llegar al orgasmo, con lo cual quedaban relajadas y con los instintos saciados. Los médicos pasaron a ser expertos en lo que se llamó el masaje pélvico.

En 1880, el Doctor Joseph Mortimer, creó el primer dispositivo eléctrico para consolar dicha histeria, creando el primer vibrador. Dispositivo que se hizo más común en el año 1900.

2.-Acabar con el problema del libido de las mujeres de raíz.

Con el tratamiento masturbador llegó lo inesperado, las mujeres que recibían dicho remedio se volvían más y más adictivas a dicho remedio, es decir el remedio no solucionaba la histeria de dichas mujeres sino que lo empeoraba.

En ese momento apareció la teoría del doctor Isaac Baker-Brown considerado uno de los ginecólogos más prestigiosos del siglo XIX, que cortaba el problema de raíz, ello se lograba cortando el glande del clítoris, mutiladas las mujeres de esta manera, las mujeres se calmaban, y las adolescentes rebeldes volvían al seno familiar.

Esta práctica se mantuvo en los Estados Unidos hasta mediados del siglo XX.

3.-Para los problemas de ninfomanía.

Ya de por sí era peligroso ir a visitar al médico por parte de las mujeres que tenían exceso deseo sexual, pues fácilmente podían quedar ingresadas en centros psiquiátricos o bien mutiladas.

Para las mujeres que se atrevían a consultar al médico y que su problema era de un exceso de deseo sexual, se empezaron también a utilizar otros remedios como podían ser baños helados a presión en la vagina, limpieza de la vagina con soluciones de bórax o colocación de enemas.

4.-La maldiciones de la menstruación.

No hace falta irnos muy lejos para sorprendernos de todo lo que se ha llegado a pensar y creer sobre dicho periodo de tiempo.

Entre las más actuales, estarían las que las mujeres no podían ducharse, ni lavarse mientras tuvieran la menstruación. Que durante el ciclo menstrual el mantener relaciones sexuales provocaba infecciones.

Pero durante la historia, se dijeron absurdidades como : que a las mujeres se les cortaba la mayonesa, que los niños concebidos en ese periodo estarían sujetos a enfermedades terribles, que mantener relación sexual con una mujer en ese periodo provocaba gonorrea en los hombres y a las mujeres desgarros, hemorragias internas y infecciones bacterianas.

5.-El útero errante.

En la Grecia clásica, se creía que los problemas de fertilidad de las mujeres, los cambios de humor, el deseo sexual de las mismas, se debía a que el útero se movía dentro del cuerpo de las mujeres dependiendo de su estado de ánimo. Incluso se llego a decir que el útero era un animal dentro de otro animal.

También se llegó a creer que el útero era atraído por los olores, olores agradables hacían que el útero se desplazara a su posición correcta y era más fácil conseguir el embarazo. Con olores putrefacto, el útero se movía por el interior desplazándose de lado a lado. La cura de los problemas del útero se solucionaban con la aromaterapia.

Comentarios